Jardinería para niños: enséñales a plantar

La jardinería para niños es una actividad diferente, educativa y completa. No solo sirve para entretener a los más pequeños, también para enseñarles a respetar la naturaleza de manera divertida. Se trata de una forma única de hacer que sientan esa afinidad con nuestro hobby y comprendan la magia de plantar y cómo, con nuestros cuidados, nuestros cultivos crecen. Además, sentirán la responsabilidad de asistir y mantener a un ser vivo.

Ahora que los días se acortan y comienzan a bajar las temperaturas, es necesario encontrar nuevas actividades para que los más pequeños disfruten del tiempo libre de una manera constructiva que, además de distraerles, nos permitan enseñarles a respetar el medioambiente.

Veamos una propuesta sencilla de jardinería con niños de la que podemos disfrutar tanto si tenemos jardín como si carecemos de él; y que podemos llevar a cabo también durante los meses de frío.

PLANTAR, PUNTO DE PARTIDA DE LA JARDINERÍA CON NIÑOS

Para esta actividad que proponemos de jardinería con niños nos centraremos en cultivos sencillos que no presenten demasiadas complicaciones tanto en el momento de plantado como durante todo el proceso de mantenimiento de la mata. Una forma de que los más pequeños no solo disfruten de las tareas, sino que sientan recompensados sus esfuerzos cuando vean sus siembras desarrollarse, tanto si se trata de flores como si hablamos de frutos.

Podemos optar por distintos escenarios para hacer jardinería con niños tanto si queremos jugar con espacios exteriores para el plantado como si tenemos que hacerlo dentro de casa o utilizando una terraza, ventana o balcón para que nuestras plantas progresen.

Plantar bulbos con niños

Comencemos con los bulbos de otoño. Un tipo de plantación sencilla en todos sus aspectos, ya que no demandará demasiados conocimientos para hacer que florezcan si tenemos en cuenta algunos consejos para plantar bulbos correctamente. Son fáciles de llevar a cabo y podemos enseñarlos a nuestros hijos como parte del juego de sembrar.

Lo positivo de estas matas, además de que son una apuesta segura de floración, es que pueden cultivarse en casi cualquier espacio con un mínimo de iluminación. Algo que podremos hacer incluso dentro de casa y aprovechar la luz natural de las ventanas para hacer que florezcan.

Si tenemos jardín, lo ideal será que plantemos directamente en el suelo. Dado que el enfoque de la actividad es que sean ellos quienes disfruten de la jardinería para niños recomendamos acotar una zona determinada para el plantado y que, incluso, la marquemos con pequeñas pizarras.

De esta manera no solo podrán identificar el lugar de trabajo, también recordarán de una manera visual que tienen que atender sus cultivos.

Pizarras del jardín

Si no disponemos de un espacio exterior en el que plantar directamente en el suelo, podemos utilizar un kit de cultivo fácil de bulbos. Un pack ideal para colocar en un balcón o terraza y que contiene todos los elementos necesarios para que nuestros bulbos crezcan correctamente.

Mini jardín de bulbos

Una manera de plantar en un espacio reducido y de manera sencilla en el que también podemos utilizar las pizarras para que los niños aprendan a identificar cada tipo de flor.

Y aunque no se trata de bulbos, dejamos para el final una sugerencia para realizar con niños un poco más mayores y que sientan curiosidad por otro tipo de matas, como pueden ser las plantas carnívoras o las sensibles.

Kit cultivo planta carnívora

Con estos formatos, que ofrecen variedad de cultivos tan dispares como tréboles de cuatro hojas o cactus, tendremos todo lo necesario para ver cómo crecen estas plantas y disfrutar de lo curiosa que puede llegar a ser la naturaleza.

CULTIVAR, OTRA TAREA DIVERTIDA DE JARDINERÍA PARA NIÑOS

Además de los bulbos con flor, comenzar a enamorar a los más pequeños con el huerting es sencillo si lo convertimos en una actividad de jardinería para niños. Una forma no solo de enseñarles cómo es el proceso que viven aquellas verduras que forman parte de su dieta antes de estar en el plato, sino también de concienciarles a través del juego sobre la necesidad de comer de una manera natural y sana.

Para que disfruten de esta labor lo ideal es que optemos por ofrecerles la opción de cultivar en un pequeño invernadero. Así podemos resguardar la plantación del frío y convertir sus labores de huerto en algo todavía más atractivo. Para ello recomendamos utilizar pequeñas macetas biodegradables en las que podrán sembrar vegetales tan sencillos como la lechuga.

Invernadero para niños

También podemos ofrecerles la posibilidad de jugar con pequeñas jardineras de siembra. Gracias a estos kits, tendremos todo lo que necesitamos para que puedan realizar la actividad sin complicaciones que les puedan aburrir.

Macetas de siembra

Diferentes opciones de jardinería para niños con un solo objetivo: hacerles descubrir, jugando, lo increíble que es la naturaleza.

Gracias por leer el articulo: Gentileza verdecora.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.